El cáncer de páncreas...

El cáncer de páncreas es un tipo de tumor maligno que generalmente no presenta síntomas de antemano, lo que significa que cuando se descubre puede haberse extendido de tal manera que las posibilidades de curación se reducen considerablemente.

Los síntomas del cáncer de páncreas

Pueden ser:

Fiebre
La pérdida de peso injustificada
La ictericia causada por la obstrucción del conducto biliar común, acompañado de picazón en todo el cuerpo

El color amarillo no sólo afecta a la piel, sino también los ojos y otros tejidos
Dolor, que suele ser de intensidad media , y está situado en el abdomen superior y afecta la espalda
El cáncer de páncreas comienza a mostrar síntomas que suelen estar relacionados con la participación de otros órganos como el hígado y otros tejidos del sistema digestivo.

El cáncer de páncreas no tiene cura, el diagnostico temprano es muy importante para un tratamiento adecuado, pero detectarlo temprano es difícil, sobre todo teniendo en cuenta la ubicación de este órgano, 

sin embargo cuando hay sospecha de adenocarcinoma del páncreas, las pruebas más eficaces para confirmar el diagnóstico son la tomografía computarizada (TC) y pancreatografía retrógrada endoscópica que muestra la estructura del conducto pancreático, o una biopsia de páncreas.


Como una forma de tratamiento para el cáncer pancreático que la radio y quimioterapia. Algunos casos se pueden beneficiar de la eliminación de la parte enferma del páncreas a través de una cirugía. El tratamiento es largo y puede haber otras complicaciones, tales como metástasis a otras áreas del cuerpo.

Las mejores hierbas curativas para tratar el colon irritable


Infusión de manzanilla y anís

Manzanilla para tratar el intestino irritable
Esta combinación es una de las más saludables para nuestro sistema digestivo, ya que combina las grandes cualidades de la manzanilla para bajar la inflamación, aligerar la digestión y relajar los músculos con las excelentes propiedades del anís para combatir los espasmos eliminar los gases y reducir la hinchazón. Una bebida deliciosa y fácil de preparar que nos ayudará a combatir el colon irritable y aliviar sus síntomas de forma rápida y natural.

Vierte una taza de agua en un recipiente y añade un puñadito de anís estrellado y manzanilla (si la tienes en bolsita de infusión no la pongas ahora, hazlo cuando el agua ya esté hervida). Cuando comience a hervir retira del fuego y deja reposar unos minutos. Cuela la infusión y endulza con miel. Toma de 2 a 3 tazas al día.

Infusión astringente de salvia

El colon irritable alterna días de estreñimiento con días de diarrea. Si estás en el primer caso, la infusión recomendable es la de arriba, en cambio si estás sufriendo de diarreas y mareos, la de salvia se convertirá en tu mejor aliada gracias a sus grandes propiedades astringentes y sedantes.

Hierve un puñado de salvia en agua, deja reposar unos minutos, cuela y endulza con miel. Toma de 2 a 3 tazas repartidas a lo largo del día.

Infusión depurativa de tomillo

Esta infusión es muy recomendable tomarla con frecuencia aunque no suframos de colon irritable, ya que es altamente digestiva y depurativa. Nos ayuda no sólo a aligerar las digestiones, sino también a reducir la hinchazón abdominal y limpiar nuestros intestinos de toxinas y bacterias. Una opción muy saludable y fácil de preparar: hierve un puñado de tomillo en agua, deja reposar, cuela y endulza al gusto.

Infusión anti estreñimiento de llantén

La infusión de llantén es una gran aliada para nuestro sistema digestivo. Nos ayuda a calmar el dolor, combatir el estreñimiento y regular la digestión entre otras muchas.


que resulta muy útil para tratar eficazmente el hígado graso.

Hierbas medicinales para tratar el hígado graso

Infusión de cardo mariano
Tal vez hayas oído hablar en alguna ocasión del cardo mariano como una excelente opción para combatir el hígado graso; esto es debido a sus grandes cualidades hepatoprotectoras que no sólo se encarga de proteger las células de nuestro hígado, sino que además nos ayuda a desintoxicarlas y regenerarlas, por lo 

Es fácil de encontrar en tiendas naturales y muchos supermercados y su preparación es idéntica a la del resto infusiones: hervir un puñao de semillas de cardo mariano, dejar reposar, colar y endulzar (mejor si lo haces con miel). Toma un par de tazas al día.

Infusión de boldo

Sus grandes propiedades digestivas van más allá de un simple buen protector hepático, ya que además nos ayuda a combatir las digestiones pesadas, desintoxicar el hígado y la vesícula en profundidad y disolver los cálculos biliares. Una bebida muy completa que no debes dejar de probar tanto si sufres de hígado graso como si sólo quieres mejorar tu salud digestiva.

Prepárala como cualquier otra infusión y toma un par de tazas al día después de las dos comidas principales. ¡Notarás la diferencia!

Infusión de diente de león

Esta planta posee la excelente capacidad de fomentar la secreción de bilis, contribuyendo así a aligerar nuestras digestiones, así como a activar el funcionamiento de los hígados más perezosos, por lo que resulta de gran ayuda si padeces de hígado graso.

El diente de león es bastante común, por lo que no tendrás problemas en encontrarlo en cualquier herboristería e incluso algunos supermercados. Su preparación es tan sencilla como la de cualquier otra infusión: Hierve un puñado de hojas de diente de león en agua, deja reposar unos minutos, cuela y endulza con miel. Toma una taza después de cada comida principal (2 o 3 al día es suficiente).

Infusión de agrimonia y melisa

Tal vez de estas plantas te resulte más conocida la melisa, ya que está muy recomendada para calmar los nervios. Si la combinamos con la agrimonia obtenemos una infusión con grandes propiedades desintoxicantes, relajantes y hepatoprotectoras, por lo que no deberías dejar de probarla si sufres de hígado graso y/o nervios en el estómago. ¡Te encantará!

La agrimonia tiene sabor amargo, por lo que no debes pasarte de cantidades al preparar la infusión: vierte una cucharada de agrimonia y otra de melisa en un recipiente con agua. Deja hervir un par de minutos y reposar otros cinco. Cuela y endulza con miel. Toma 2 tazas al día.



Cómo preparar el té de jengibre para limpiar el hígado y bajar de peso rápida y eficazmente

Propiedades destacables del té de jengibre

Adelgazante: El té de jengibre nos ayuda a acelerar el metabolismo y depurar el organismo, contribuyendo así a quemar grasas de forma más rápida y eficiente.

Digestivo: ¿Sufres de gases y digestiones pesadas con frecuencia? El té de jengibre puede ser tu solución gracias a sus excelentes propiedades digestivas.

Refuerza el sistema inmune: Es rico en fósforo, potasio y vitamina C. Un producto altamente antioxidante que nos ayuda a subir las defensas y prevenir el desarrollo de enfermedades o virus como el de la gripe.

Depura y protege el hígado: El té de jengibre resulta de gran ayuda para nuestra salud hepática, ya que previene la acumulación de grasa en el interior del hígado y nos ayuda a depurarlo en profundidad, eliminando de él las toxinas y otros desechos que día a día se van acumulando en él.

Contribuye a mejorar su funcionamiento y prevenir el desarrollo de enfermedades como el hígado graso y la formación de cáculos biliares.
Cómo preparar el té de jengibre

Ingredientes necesarios

- 1/2 cucharada de jengibre rallado
- Una taza de agua
- Una cucharada de miel
- El zumo de medio limón exprimido

Elaboración

Coloca el agua en un recipiente y llévala a ebullición. Una vez comience a hervir apaga el fuego, añade el jengibre y deja reposar durante 5-8 minutos. Cuela, añade el zumo del limón y la miel para endulzar y tómalo al momento.

Puedes tomar hasta dos tazas al día, preparadas así o añadiendo menta o manzanilla para dar un toque extra de sabor y las excelentes propiedades que estas hierbas aportan a nuestra salud

Cortesia de .... soluciones caseras

Remedio casero para reparar el cabello

Si tu cabello está muy maltratado y quieres devolverle la suavidad, el brillo y la belleza, este sencillo y económico tratamiento casero te ayudará mucho ¡Te invitamos a probarlo!

Los ingredientes que utilizaremos para realizar la mascarilla para reparar el cabello son los siguientes:
Un huevo
Aceite de oliva o de almendras
Miel de abejas
En un recipiente mezcla el huevo, con el aceite de oliva y la miel. Aplica en el cabello y deja actuar el mayor tiempo posible. Retira con abundante agua y un shampoo libre de sal. Deja secar solo y no uses plancha o secadores durante ese día.
Recuerda que si tu cuero cabelludo es graso, debes aplicar esta receta casera para reparar el cabello, sólo de medios a puntas, ya que el aceite de oliva y la yema de huevo, son muy grasos y lo que lograrás es que tu cuero cabelludo se engrase más rápido.
También te daré una receta casera, para esos días en los que no deseas plancharte el cabello y deseas un look más natural, pero tu cabello si no lo planchas se ve como de león. Además esta receta casera es muy económica y puedes llevarla a todos lados. Ya no tendrás que comprar más cremas para peinar porque esta crema para peinar casera te encantará.
Necesitarás un frasco con spray (atomizador), agua y el acondicionador que usas regularmente. Mezcla el acondicionador con el agua y revuélvelo muy bien, luego viértelo en el frasco y listo.
Aplica esta mezcla en esos días que no quieres plancharte el cabello y también antes de ir a la piscina o al mar, para proteger tú cabello.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...