LA ABUELITA APOSTADORA


─ Entra una abuela en el Banco Nacional de Canadá y pide hablar con el director. Sale el director y, ante el asombro de todos, la viejita le enseña un fajo de billetes tremendo. De inmediato, el director la hace pasar a su despacho.
─ Ya en el despacho, la abuelita ingresa los 30,000 dólares que traía en una cuenta que le abre el propio director general, pero éste, muerto de curiosidad, le pregunta de dónde saca tanto dinero,
- A lo que la señora responde que hace apuestas.
─ El director, extrañado, le pregunta qué tipo de apuestas
- Y la abuela le contesta:
─ "Mire, por ejemplo, le apuesto los 30,000 dólares de mi cuenta a que usted tiene tres huevos en vez de dos."
─ No pudiendo dar crédito a sus oídos y ante la posibilidad de ganar tanto dinero, el director del banco acepta y la abuela se ofrece a presentarse al día siguiente con un testigo.
─ El director no puede dormir en toda la noche ante la cuantiosa apuesta y no deja de tocárselos y contárselos.
- A la mañana siguiente se presenta la abuela con el testigo en el despacho del director.
─ La señora quiere asegurarse del número de huevos de que dispone el director y éste la deja, ante el monto de la apuesta. Entonces, el testigo empieza a darse de cabezazos contra la pared y el director, extrañado, le pregunta :
─ "¿Qué le sucede?"
"Nada", responde el testigo, "es que ayer apostó 100,000 dólares
conmigo a que le tocaba los huevos al director del Banco Central de Canadá." .
jajajajajajajajajaja
─ Entra una abuela en el Banco Nacional de Canadá y pide hablar con el director. Sale el director y, ante el asombro de todos, la viejita le enseña un fajo de billetes tremendo. De inmediato, el director la hace pasar a su despacho.
─ Ya en el despacho, la abuelita ingresa los 30,000 dólares que traía en una cuenta que le abre el propio director general, pero éste, muerto de curiosidad, le pregunta de dónde saca tanto dinero,
- A lo que la señora responde que hace apuestas.
─ El director, extrañado, le pregunta qué tipo de apuestas
- Y la abuela le contesta:
─ "Mire, por ejemplo, le apuesto los 30,000 dólares de mi cuenta a que usted tiene tres huevos en vez de dos."
─ No pudiendo dar crédito a sus oídos y ante la posibilidad de ganar tanto dinero, el director del banco acepta y la abuela se ofrece a presentarse al día siguiente con un testigo.
─ El director no puede dormir en toda la noche ante la cuantiosa apuesta y no deja de tocárselos y contárselos.
- A la mañana siguiente se presenta la abuela con el testigo en el despacho del director.
─ La señora quiere asegurarse del número de huevos de que dispone el director y éste la deja, ante el monto de la apuesta. Entonces, el testigo empieza a darse de cabezazos contra la pared y el director, extrañado, le pregunta :
─ "¿Qué le sucede?"
"Nada", responde el testigo, "es que ayer apostó 100,000 dólares
conmigo a que le tocaba los huevos al director del Banco Central de Canadá." .
jajajajajajajajajaja

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...