Limón, menta, jengibre y pepino para un vientre plano



En ocasiones, notamos cómo el abdomen nos abulta, perdemos el tono muscular y aparece cierta flacidez. No importa incluso que tú misma estés delgada, el hinchazón y ese michelín está ahí y no sabemos qué hacer para que nuestra tripa luzca más lisa y deshinchada. Hemos de tener en cuenta que este tipo de grasa acumulada en esta zona es normal en las mujeres, son depósitos adiposos en ocasiones muy resistentes incluso hasta con ejercicio.

La limonada que te presentamos a continuación puede ayudarnos diariamente no solo a deshinchar el vientre, también a ir bajando de peso esta zona el abdomen casi siempre tan crítica. Te explicamos por qué:

Cómo preparar la limonada de jengibre, pepino y menta
¿Qué necesito para hacer mi limonada?

2 litros de agua
1 limón
1 pepino mediano
2 cucharadas de jengibre rallado
10 hojas de menta

¿Cómo lo preparo?

Es muy sencillo. Verás, lo primero que haremos es la infusión de menta. Ponemos las diez hojas de menta a hervir con una taza de agua. Dejamos que llegue a ebullición y que repose cinco minutos. Una vez hecha, la reservamos.
Ahora vamos a obtener el jugo del limón. Exprímelo y después, obtener tres ralladuras de la corteza del limón, que más tarde pondremos también en nuestra limonada.
Muy bien, el tercer paso es pelar el pepino y licuarlo. Una vez obtenido lo ponemos junto al jugo de limón y la infusión de menta.

¿Qué hacemos ahora? Coger litro y medio de agua natural y verter en él ese vaso con la infusión de menta, el jugo de limón y el jugo de pepino. Lo mezclamos todo y echamos además las ralladuras de dos cucharitas de jengibre, las tres ralladuras de limón y, si lo deseas, una hojita más de menta.

Dejamos esta limonada en reposo unas dos horas en el refrigerador. Hay quien prefiere dejarla toda la noche, es decir, hacerlo de un día para otro, pero los principios activos del limón serán más efectivos en el el mismo día.

¿Cómo debo tomar mi limonada de jengibre, menta y pepino?
Esta limonada es de dos litros, por lo tanto nos va a servir como un excelente tónico que tomar a lo largo del día. Los momentos claves serán después de cada comida: tras tu desayuno, tras tu almuerzo y tras tu cena. Pero lo ideal es tomarlo a lo largo de todo el día.

Decirte además que fresca está deliciosa, y si la acompañamos con una dieta adecuada baja en grasas y con algo de ejercicio, poco a poco lograremos ese vientre plano.

visto en : mejorconsalud

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...