Remedios caseros para tratar Herpes Genital




Bolsita de té: Se sabe que el té tiene múltiples beneficios para la salud más allá de ser una bebida aconsejable y deliciosa, pero un dato poco difundido es qué puede ayudar a mejorar el estado de las llagas de herpes genital. Aplica una bolsita de té negro previamente mojada en agua tibia o fría, y presiona sobre la zona afectada, nunca utilices la bolsita de té caliente. Deshecha la bolsita y seca la zona a profundidad.

Aplicar frío: Si sufres de mucho dolor o comezón asociado al brote, el hielo puede ser una buena alternativa. Coloca hielo triturado en una bolsita de plástico y aplícalo en la zona afectada por 10 minutos, procura repetir el procedimiento varias veces al día y desecha las bolsas de plástico en cada uso. Procura no aplicar durante más de 10 minutos, ya que la exposición prolongada al hielo puede dañar los tejidos sensibles en la zona genital.

Aloe vera: Esta planta se ha empleado para aliviar las afecciones de la piel desde tiempos remotos, y en el caso de herpes genital, es una gran aliada, para obtener sus beneficios es recomendable aplicar un poco del gel que desprende la pulpa de aloe vera sobre las úlceras de herpes, y dejar secar, sino se cuenta con la planta también se puede recurrir al gel, utilizando una fina capa y permitiendo que seque para evitar guardar humedad.

Polvo Domeboro: Se trata de un medicamento de venta libre y que usualmente se emplea para tratar erupciones de la piel, tales como las que aparecen en los casos graves de pie de atleta, sin embargo también puede secar y reducir la comezón de las úlceras herpéticas.

Bicarbonato de sodio: Al igual que el polvo Domeboro, el bicarbonato de sodio ayuda a calmar la irritación y comezón de las llagas de herpes genital gracias a sus propiedades secantes, usando una bola de algodón o un hisopo puedes aplicar el polvo sobre la llaga. Recuerda separar la porción de bicarbonato de sodio que vas a emplear y reservar el resto, de esta forma se evita contaminar.

Lisina: Se trata de una aminoácido esencial, es decir que nuestro cuerpo no lo produce y por lo tanto debemos adquirirlo de fuentes dietéticas, tales como las legumbres, y las carnes, o bien, podemos consumirla a través de un suplemento. Estudios sugieren que la lisina puede prevenir o mejorar los brotes de herpes., no obstante recomienda consultar con nuestro médico antes de incluir este suplemento en nuestra dieta.

Prevenir el contagio del Herpes Genital

El virus del herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual altamente contagiosa que puede contraerse mediante el coito con una persona infectada. Las llagas o úlceras durante los brotes de herpes son los principales signos ante la búsqueda de prevención, por lo que es recomendable, evitar su contacto, así como el contacto con objetos de uso personal del paciente.

No obstante, el herpes genital también pasa por lo que se conoce como una “fase de desprendimiento“, en la que el virus se mantiene activo en la superficie de la piel, aunque sus síntomas no sean visibles, permaneciendo el riesgo de contagio a través del contacto directo con la piel.

Es por ello que ante la posibilidad de un posible contagio, se deben extremar las precauciones, así como tener en cuenta los riesgos para la salud que esta ETS puede tener a largo plazo:

 En el caso del hombre

– Epididimitis: inflamación del epidídimo que se encuentra dentro de los testículos.

Estrechez uretral: Reducción del conducto de la uretra que causas diversas dificultades urinarias y eyaculatorias.
Orquitis: inflamación de los testículos.
– Esterilidad: Imposibilidad para fecundar a la mujer.

En el caso de la mujer

– Dificultades a la hora de concebir.

– Riesgo de contagio al bebé durante el parto.

– Embarazo ectópico.

Médicos y especialistas, recomiendan el uso de preservativo ante la prevención de cualquier enfermedad de transmisión sexual. A pesar de no ser un medio 100% efectivo en algunos de los casos – debido al riesgo patente exento de penetración -, su uso puede evitar múltiples contagios.


Del mismo modo, y ante la mínima sospecha de contagio, tras el sexo sin protección o con un paciente infectado, se aconseja realizar test para la detección de ETS. Una prueba con la que se podrán poner los medios para su cura, en infecciones bacterianas; o someter a los tratamientos indicados para aliviar y erradicar sus síntomas, en el caso de las infecciones víricas


fuente:biomanantial.com
Publicar un comentario

ange

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...