Lo bueno y lo malo de tomar café..!!

El café, como la mayoría de sustancias de este mundo, es tóxico en grandes cantidades, por lo que no es recomendable ingerir más de cinco ó seis tazas diarias. Obviamente a lo largo de todo el artículo nos estamos refiriendo al café en grano o al café molido, no al café instantáneo o el café soluble cuyas propiedades y beneficios seguramente disten mucho del café original (y tenga más efectos perjudiciales que beneficiosos, me atrevo a decir).


 Efectos beneficiosos del café

Según varios estudios aquellas personas que consumían unas dos tazas de café al día presentaban una reducción del riesgo de padecer Alzheimer, así como una reducción del riesgo de padecer Parkinson.

El café (según un estudio de Harvard y British Columbia) reduce el riesgo de padecer gota, enfermedad caracterizada por la acumulación de cristales de ácido úrico en el cuerpo, sobre todo articulaciones. El riesgo se reducía hasta en un 40% en consumidores de unas cuatro ó 5 tazas diarias, un porcentaje nada despreciable y que supone una forma fácil y sencilla de mejorar su salud para los pacientes de esta enfermedad.

El hígado y sus cuidados Existe también una relación directa entre el riesgo de padecer diabetes tipo II y la in gesta de café, pudiendo reducirse hasta un 50% o más el riesgo de padecer ésta. Esto se demostró en un estudio realizado en Helsinki, Finlandia, país donde la media de tazas de café ingeridas al día por un adulto es de nueve tazas.

Obviamente y al igual que con el riego de Alzheimer, Parkinson y gota, si la ingesta de café ayuda a prevenir estas enfermedades, durante el desarrollo de estas también será un potente ayudante y una gran medicina para el tratamiento de estas afecciones.

El café reduce también la aparición de cálculos biliares (formación de cristales en las vías biliares que pueden generar grandes problemas secundarios como ictericia, sangrado, graves daños en el hígado, etc.) y en general es buen combatiente de todas las afecciones de la vesícula biliar, sobre todo en los hombres. Esto se aplica también a personas alcohólicas, reduciendo hasta en un 30% el riesgo de padecer cirrosis en aquellas personas habituales consumidoras de alcohol y consumidoras de café y también se aplica para el cáncer de tipo hepatocelular (que afecta a las células del hígado). Podríamos decir que a nuestros hígados les sienta bien el café, por regla general.

Además el café actúa como analgésico actuando sobre todo en personas con migrañas y asma (esto último verificado por mí mismo, paciente con asma desde los cuatro años).

Es muy beneficioso para la mayor parte de las afecciones cardiovasculares aunque no se sabe si porque reduce el exceso de grasa circulante en sangre, por su acción estimulante o por sus efectos antioxidantes.

Es un buen laxante, ya que estimula potentemente el peristaltismo del intestino, ayudando a evacuar en casos de estreñimiento (de ahí el dicho “café y cigarro, y directo al baño”).

Es también un buen diurético, es decir, ayuda a eliminar agua y electrolitos gracias a la cafeína, el compuesto más conocido del café.

Potencia la memoria a corto plazo y el cociente intelectual ya que es un estimulante del sistema nervioso. De esta forma aquellos que ingieren café tienen un mayor rendimiento en cuanto a todo tipo de funciones cognitivas, tanto preceptúa les como efectivas, debido a que el sistema nervioso se encuentra más “activo” y preparado.
Por último, favorece la neo glucogénesis, es decir, la creación en el organismo de moléculas de glucosa (hidrato de carbono) a partir de límpidos y aminoácidos.

Efectos perjudiciales del café

Los efectos perjudiciales más visibles se deben sobre todo a la acción de la cafeína y, posiblemente, a un abuso de ésta. El café puede provocar insomnio, haciendo muy difícil la posibilidad de conciliar el sueño, sobre todo en personas con propensión a  esta patología y personas con un sistema nervioso muy sensible.

El café puede provocar también irritabilidad, mal humor, jaquecas y ataques de ansiedad debido a sus propiedades estimulantes del sistema nervioso. Cada persona es un mundo y cada uno de nosotros ha de valorar como le sienta a su organismo el café (o cualquier otra sustancia) y luego decidir qué es lo más adecuado para ella.

Meningitis: Causas, Tratamiento y Prevención

Es muy negativo también para personas que padecen de hipertensión, ya que tiene un gran potencial para elevar la presión sanguínea de forma muy rápida y durante un largo periodo de tiempo.

Puede provocar molestias gastrointestinales como diarrea, vómitos o nauseas en personas que posean intolerancia al café.

El café incrementa también los niveles de colesterol, ya que libera grasa del cuerpo al torrente sanguíneo, por lo que ha de llevarse especial cuidado personas con el colesterol alto y personas cuyas patologías se agravarían en presencia de colesterol. Esto no es ni bueno ni malo, realmente, ya que el colesterol se libera a la sangre para ser eliminado o transformado, por lo que esta hipercolesterol   inicial, si se conoce y se lleva una dieta adecuada, puede tener grandes efectos beneficiosos para la salud.

Tampoco es recomendable ingerir grandes cantidades de café durante el embarazo, de hecho algunas personas sostienen que debería anularse la in gesta de café durante el embarazo. Estoy completamente de acuerdo con estas afirmaciones por simple lógica, si nosotros adultos ya podemos observar una notable taquicardia en nosotros mismos tras la in gesta de café, imaginad los efectos que tendrá para el pequeño corazón y sistema nervioso de ese pequeño bebé aún en formación la in gesta de café.


Dependencia. El café genera dependencia consumido regularmente y en determinadas cantidades a lo largo de un determinado período de tiempo, generando posteriormente y ante la falta de éste síntomas como dolor de cabeza, depresión, ansiedad, irritabilidad, falta de concentración y fatiga.

NOTA:

Como todo lo que existe en este mundo, no podemos calificarlo como bueno o como malo, simplemente es una sustancia con diferentes efectos que para unas personas les resultara beneficiosos y para otras muchas no lo será. Todo depende de cada uno, de nuestro momento en la vida, de nuestra forma de ser, de nuestra forma de ver el mundo, de lo que buscamos.


Aun así Ahora que sabemos un poco más sobre este elemento tan cotidiano en nuestras vidas podremos tomarlo (o no tomarlo) con un poco más de conciencia, sabiendo todo lo bueno que nos ofrece y las precauciones que debemos tomas en determinados momentos de nuestras vidas, sobre todo en las mujeres embarazadas.

visto en: 
saludnatural.com

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...