Una gran mujer



Siempre ten presente que:

La piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los días se convierten en años…,
pero lo importante no cambia; tu fuerza y tu convicción no tienen edad.

Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña.
Detrás de cada línea de lle­gada, hay una de partida.
Detrás de cada logro, hay otro desafío.

Mientras estés viva, siéntete viva.
Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.
No vivas de fotos amarillas…

Sigue adelante aunque todos es­peren que abandones tu objeti­vo.
No dejes que se oxide el hie­rro que hay en ti.
Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.
Cuando por los años no pue­das correr, trota; cuando no pue­das trotar, camina;

cuando no puedas caminar, usa el bastón. Pero ¡nunca te detengas!
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...