Leo


A la Leo le gusta efectuar lo que considera flirteos inocentes, expresiones de su libido en libre flotación. No beberá el aire por ningúna  PAREJA  porque está demasiado satisfecha y contenta consigo misma para ser agresiva sexualmente. Su meta es, sin más, hacer que la admiren. Su actitud se puede describir mejor como artera, lasciva, seductora haragana Cuando un amante la decepciona, no lo reprende o lo sermonea. Su silencio despreciativo es un arma mucho más mortal. Raramente es temperamental, ni siquiera cuando está enamorada. Su disposición básica es optimista, jovial y no pasa a introspecciones. No se atormenta sobre cuál es la escencia de sus deseos. En el acto sexual trata de dominar, pero con frecuencia se conforma con una relación equitativa. En el juego preliminar le gusta que su amante le lama la cara, las orejas y el cuello con suavidad. También le gusta que recorra con la lengua las piernas y la pala de los muslos. Le gusta hacer el amor con las luces encendidas, para que su compañero pueda admirar su cuerpo y comentar al respecto. La necesidad casi compulsiva que tiene de ponerse de manifiesto la lleva a preferir la posición en que la mujer quede arriba, para que su pareja pueda continuar mirándola y admirando la belleza estatuaria de su cuerpo. 
Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...